El laissez-faire comunicacional: un desafío para la democracia