Nuevos estándares o una buena estrategia de marketing político