El PS y la emergencia de un proyecto generacional